Blog

Hace 10 años, un especialista en información, cuyo seudónimo era Satoshi Nakamoto, publicó un artículo de investigación sobre: Prevención de transacciones duplicadas en entornos digitales. Esto sentó las bases para una tendencia mundial conocida hoy como Bitcoin.

Bitcoin es una moneda virtual, que permite a usuarios de la red realizar transacciones económicas seguras sin necesidad de intermediarios.

Hoy en día, Bitcoin está revolucionando nuestra manera de pensar en los servicios financieros, pero es la tecnología detrás del éxito de Bitcoin lo que ahora está en los ojos de cientos de empresas: una innovadora tecnología llamada Blockchain.

De manera sencilla, Blockchain es un sistema de registro basado en computacion distribuida, que permite a sus usuarios mover o almacenar bloques de información encriptados.

Cada transacción que se realiza mediante Blockchain queda registrada por una red de múltiples nodos (otros usuarios), los cuales pueden validar la operación sin necesidad de conocer a los participantes. De esta manera, cada operación es registrada de forma indeleble.

Mediante Blockchain conseguimos preservar la trasparencia de la transacción, la privacidad de los participantes y la continuidad operativa del proceso (por ser una operación distribuida).

Este concepto puede ser aplicado a cualquier tipo de transacción, ya sea dinero, títulos de propiedad, datos confidenciales, propiedad intelectual, etc.

En la actualidad, existen innumerables propuestas de aplicación de Blockchain. Algunas, como Gem, buscan mejorar la administración de datos críticos para la respuesta a emergencias naturales, distribuyendo estos datos en múltiples nodos, asegurando así una comunicación segura y efectiva.

De igual manera, prestigiosas instituciones como el MIT plantean revolucionar la manera en que las agencias de salud administran sus historias clínicas dentro de la Red de Salud Americana, mediante soluciones como MedRec.

Por otro lado, existen iniciativas como Arcade City, que buscan vencer el modelo de negocio de UBER mediante el uso de Blockchain, mejorando así el tiempo de servicio para los usuarios.

Blockchain en el ámbito Geoespacial.

En medio de esta revolución causada por Blockchain, existen iniciativas interesantes que lo proponen como un poderoso aliado para la industria geoespacial.

Uno de los conceptos más consistentes y que más adeptos está ganando a nivel mundial es el de Cripto-Catastro, es decir, la capacidad de administrar la información espacial en agencias catastrales o de registros públicos, mediante sistemas basados en Blockchain.

De esta manera, las agencias de gobierno o entidades que administren información espacial autoritativa podrán asegurar la persistencia de esos datos ante posibles emergencias naturales o ataques cibernéticos. Así también, podrán ejecutar transacciones comerciales de propiedades y modificar los datos de manera segura, preservando siempre la transparencia de las operaciones.

En la actualidad, existen casos reportados en donde se vienen aplicando estos conceptos, algunos de gran envergadura, tales como el del gobierno de Japón, el cual ha anunciado la creación de un sistema basado en Blockchain para la administración del registro nacional de propiedades. Según las autoridades responsables, en los primeros meses del año 2018, se estarán haciendo pruebas en diversas ciudades del país.

Así como Japón, diversos gobiernos como Dubái, Honduras, entre otros, han anunciado una implementación nacional de Blockchain para el manejo de su registro de propiedades.

Por otro lado, Blockchain está por cambiar la manera en la que pensamos sobre el Internet de las Cosas (IoT).

En la actualidad, IoT consiste en redes de dispositivos electrónicos, que se comunican a través de Internet con servidores de datos.

Blockchain propone cambiar esta realidad, al permitir que los dispositivos electrónicos puedan actuar a la vez como pequeños servidores y receptores de datos, comunicándose entre ellos y haciendo que los procesos de actualización y transacción de información sean increíblemente más eficientes.

IBM y Samsung se encuentran trabajando de manera conjunta en el proyecto ADEPT, algo que tal vez podemos considerar la nueva generación del IoT.

Mediante este nuevo tipo de sistemas, Blockchain nos permite optimizar la administración de dispositivos autónomos.

En poco tiempo, contaremos con drones capaces de comunicarse entre ellos, realizando transacciones de información, tales como la continuación de planes de vuelo, el monitoreo de elementos o el envió de información específica a un nodo principal.

Sin duda alguna Blockchain está a punto de revolucionar la manera en la que pensamos respecto a la transacción de información.

Como bien señala la prestigiosa revista Harvard Bussiness Review, Blockchain tiene el mismo potencial de revolucionar la industria que TCP/IP cuando fue lanzado en 1972, y que ahora es la base de toda la infraestructura que conocemos como Internet.

Es tiempo de repensar nuestros procesos de negocio y estar listos para una nueva era tecnológica: la era de Blockchain.

César Garrido-Lecca

Consultor GIS